Peleas, sanciones, y hasta una racha rota en el Estadio 10 de Diciembre.

0
1038

31 de agosto del 2013, se disputaba la jornada ocho en el torneo Apertura 2013, los Gallos Blancos de Querétaro visitaban al Cruz Azul pero fuera de su casa, el encuentro se disputó en el Estadio 10 de Diciembre, ubicado en la Ciudad Cooperativa Cruz Azul en Tula Allende, Hidalgo. Desde que empezaron los torneos cortos, Cruz Azul solamente había disputado un encuentro previo en la que fue su casa durante la década de los setentas, por lo que esta segunda ocasión estaba llena de emotividad.

La razón por la cual no se jugó en el Estadio Azul fue gracias a la imposibilidad del Gobierno del Distrito Federal para enviar a elementos de seguridad al inmueble, debido a una manifestación realizada por los maestros de la CNTE en las calles de la capital. Pero, a pesar de que se cambió la cede del partido con la finalidad de salvaguardar la seguridad e integridad de los asistentes, en la previa del partido hubieron sucesos desastrosos y violentos entre los aficionados del club, se suscitó una riña inhumana y sin control que duró poco más de viente minutos, hasta que la seguridad hizo uso del gas lacrimógeno.

Por otro lado, en cuestión de estadística, los cruzazulinos venían de mantener una racha de cinco victorias consecutivas, dos obtenidas en la Concachampions y tres logradas en la Liga MX; mientras que los plumíferos llegaban al encuentro con ocho puntos, tras haber vencido a Pumas y a Chivas, en la jornada dos y la jornada siete del campeonato respectivamente.

Los Gallos Blancos se quedaron con la victoria gracias a los goles de Esteban Paredes, anotado tras haberse señalado un dudoso penalti, y Luis Guadalupe Loroña, resultado del buen juego de los emplumados junto con el nerviosismo de los locales. Además, los grupos de animación de ambas escuadras fueron sancionadas, y al equipo cementero se les multó con tres mil días de salario mínimo, por haber incumplido el artículo 47 del reglamento de sanciones.