Los Gallos pierden último partido del torneo frente a los Tuzos

0
741

Los Gallos Blancos de Querétaro y los Tuzos del Pachuca se dieron cita en el Estadio Corregidora para disputar el último partido de temporada regular, ambos equipos con su destino marcado antes del encuentro, con Pachuca llegando para asegurar el quinto puesto de la general y Querétaro en décimo, aunque dentro de repechaje, sin la posibilidad de jugarlo por ser el último de la porcentual. Con una gran asistencia tanto de queretanos como de tuzos, el partido acompañó y fue un duelo donde ambas escuadras lucharon por llevarse un triunfo en la última jornada. El encuentro terminaría siendo decidido por un penal en la primera parte que sentenció el uno a cero final para los hidalguenses.

La ausencia del día para los emplumados tuvo nombre y es Miguel Barbieri, el central argentino recurrente y cumplidor en el esquema de Gerk se perdió el partido por acumulación de tarjeta y la defensa cerró el torneo como empezó, con la dupla de Balanta y Fernández. Los primeros minutos se jugaron al pelotazo, el balón recorría toda la cancha de lado a lado sin ningún poseedor imponiéndose al control. El gol seguiría en esta tónica y en un contragolpe de Pachuca Avilés Hurtado fue derribado en el área para que Arango marcara desde los once pasos con un disparo a la izquierda del arquero. A pesar de tener un Querétaro propositivo, los intentos de Zúñiga y Duarte no fueron suficientes para romper el cero en el arco de Ustari, finalizando la primera mitad con el marcador de uno a cero adverso para el local.

La segunda mitad comenzó con más oportunidades para el equipo hidalguense, desde los primeros minutos Alcalá tuvo que defender su arco en dos ocasiones, dando nuevamente una probada de lo que fue la campaña para el mexicano. Poco a poco las acciones volvieron a ser divididas, con ambos conjuntos ansiosos por llevarse la victoria y un Mauro Gerk que a pesar de cerrar de buena forma el torneo, no quería dejar pasar la oportunidad de llevarse un resultado positivo frente a su afición.

Los emplumados gozaron de varias ocasiones como un cabezazo de Balanta y un disparo potente de Rivera que terminó en las manos de Ustari. A pesar de las oportunidades, los queretanos nunca encontraron la ruta para romper el cero en el arco tuzo, cerrando el encuentro con un amargo uno a cero para el conjunto que vistió de blanco.

Con 20 puntos lo Gallos Blancos terminaron en el décimo lugar de la tabla general, y si no fuera por la regla del descenso, se enfrentarían a los Tigres para el duelo de repechaje. Los queretanos cerraron de una gran forma el torneo y a pesar de terminar últimos en la porcentual, pintan para renovar esperanzas y comenzar con fuerza el siguiente torneo.