Iguales pero diferentes

0
762

Mafer Mata 

Después del sufrimiento con la Selección Mexicana por las eliminatorias rumbo a Qatar 2022, regresa el sufrimiento pero ahora con el nombre de Gallos Blancos, y es que un simple partido contra Puebla que podría parecer algo sencillo, se puede complicar. 

Gallos jugará contra el líder de la tabla, además de contar con un entrenador como lo es Nicolás Larcamón que se ha encargado de llevar a “La Franja” a una semifinal después de 12 años sin conseguirlo y que con poco presupuesto ha sacado lo mejor de todos sus jugadores. 

Pero… ¿Qué podríamos esperar de los queretanos? Lo que más de un aficionado (me incluyo) esperaría, es que le den batalla a los poblanos, que realmente se vean esas ganas de jugar y salir adelante, un partido en el que Leo Ramos (que por cierto, yo estoy en su barco desde el día 1) y sus futbolistas estén proponiendo y atacando al rival de manera constante y precisa. 

Sí, sabemos que tampoco podemos hacernos grandes expectativas, pero justamente te enfrentas a un rival que tampoco tiene gran presupuesto o jugadores de renombre, y aún así la diferencia es grande. Estamos hablando de las dos plantillas más austeras en el fútbol mexicano, pero a una de ellas le es suficiente para ser líder y que entre ambos exista una distancia en la tabla general del Clausura 2022 de más de 10 lugares. 

Yo solo quiero que desde el primer momento que entran a la cancha del Estadio Corregidora los jugadores de Gallos Blancos se la crean, sí, se la crean pero sin fanfarronear. Todo para que puedan pelear y que si no se llega a dar el resultado a nuestro favor, al menos todos los aficionados podamos decir “Sí, se perdió, pero lo dejaron todo en la cancha, no hay nada que reprochar”. 

Y si se quedan los tres puntos en casa… sería un lujo, una maravilla, y también una ilusión de que en este torneo sí podemos esperar y obtener más de nuestro querido y anhelado