El Infierno no es una misión imposible mientras los gallos sean de pelea.

0
1119

Estamos a unos minutos de que comience el torneo Guard1anes 2021 para los Gallos Blancos, y lo harán con una visita que en el papel suena complicada. Ir al estadio Nemesio Diez y traer puntos a casa es una misión que históricamente se ha complicado para el equipo albiazul.

De 30 juegos que han disputado, los diablos se han quedado con 17 victorias, mientras que los queretanos solo han conseguido 6 triunfos y han empatado en 7 ocasiones, Querétaro tiene en ese antecedente 23 goles a favor y 55 en contra.

Aunque la historia nos marque una hegemonía de los escarlatas es importante mencionar que Querétaro ha conseguido en las pocas victorias cosas importantes, pues quién puede olvidar el gol de Israel «Jagger» Martínez en el apertura 2011 cuando Gallos peleaba de manera directa con Toluca por meterse a la fiesta grande y esa tarde con ese gol Querétaro estaba más cerca de conseguir la primera liguilla, ya sabemos como termina esa historia.

O como olvidar la eterna tanda de penales en las semifinales de la Copa Mx en el 2016 cuando jugadores como Sanvezzo, Villa, el mismo Volpi anotaron a la causa queretana, finalmente esa noche el capitán Miguel Martínez metió el 7-8 definitivo que le daba la final a los Gallos dejando en el camino al Toluca de Cristante.

Finalmente en el año Apertura 2019 comenzó de manera similar el torneo, era la jornada 1 y Querétaro visitaba a los Diablos, y jugadores que conocíamos muy poco llegaban a reforzar a un gallos que venía de un mal torneo. En aquella ocasión Vucetich comandaba a los albiazules, el marcador lo abrió Castillo con un gol de afuera del área y el dos a cero lo firmaba Escoboza con un gol bombeado. Los refuerzos respondían y ese Querétaro terminó por volverse un equipo importante.

El Infierno no es una misión imposible y mientras los gallos sean de pelea está la posibilidad de revertir la hegemonía, de iniciar el año con un buen resultado y de ver un buen futbol que llene el ojo del aficionado.