El Corregidora… ¿plaza complicada en el fútbol mexicano?

0
976

Este sábado, en punto de las 17:00 horas, el conjunto queretano recibe a su similar Cruz Azul. Buen futbol y buen manejo de partidos, permite que el aficionado queretano pueda ilusionarse con ver el primer triunfo del torneo en casa.

Un estadio Corregidora renovado en su fachada no es símbolo de un buen augurio, sin embargo, desde la llegada de Víctor Manuel Vucetich, a mitad del torneo pasado, el equipo queretano ha mantenido un invicto espectacular, volviendo al “Coloso del Cimatario” una plaza complicada en el futbol mexicano. Un total de 3 victorias y 2 empates completan la estadística de local desde la llega del “Rey Midas”, claro, sin olvidar el terrible desempeño de visitante, mismo accionar que lo ha relegado a la lucha por el no descender.

Son esos altibajos lo que hacen que el aficionado queretano no pueda presentarse al Estadio Corregidora sin esa incertidumbre en el pensamiento, sin ese temor a la derrota, y si lo queremos extender a largo plazo, ese miedo de invertir en un pase semestral o anual al Estadio. Afortunadamente, para todo el circulo emplumado, los “Gallos” enfilaron cuatro de seis unidades posibles en las primeras dos jornadas del campeonato local, demostrando estructura de juego, un balance correcto entre líneas, lecturas de juego y de tiempos atinadas en los dos partidos, así como una contundencia necesaria para romper las redes de Toluca y Xolos a domicilio.

El próximo rival es Cruz Azul, equipo que viene de sumar dos unidades de seis posibles, y que a pesar de tener una de las mejores plantillas del futbol mexicano no ha generado el convencimiento requerido. Independientemente de que venga el Cruz Azul de Caixinha, o que aterrice el Betis de Rubi, los auriazules deben de corresponder a los niveles de exigencia que su afición anhela.

Se espera una buena entrada este fin de semana, será la bienvenida a la plantilla en casa, y eso ningún aficionado se lo quiere perder. Ahora, le tocará a Gil Alcalá mantener el arco como la base del once inicial, otorgar las salidas que el futbol moderno exige, a Luis Romo capitanear unos Gallos ávidos de salvación, y por último y no menos importante a Aké Loba y Ayron del Valle consagran su nombre en la institución queretana.