Duro golpe en Aguascalientes

0
623

Se jugó el primer capítulo de los cuartos de final entre Querétaro y Necaxa en el estadio Victoria en donde los locales consiguen una ventaja muy amplia de 3-0 que los afianza para conseguir el boleto a las semifinales. Un duelo atractivo donde en lo táctico, Guillermo Vázquez tuvo un trabajo impecable y Vucetich no supo descifrar el juego de los necaxistas.

La primera mitad empezó bastante movida, sin embargo, con el pasar de los minutos el ritmo de juego fue mermando hasta el punto de tener muy pocas acciones de peligro por parte de ambos conjuntos. Se jugaba apenas el minuto 2’ cuando Mauro Quiroga tuvo la primera importante del partido con un remate de cabeza que se fue por un costado, un minuto después Ayron del Valle tuvo una más clara al rematar completamente solo dentro del área, pero su cabezazo se fue por encima del arco.

Durante los siguientes minutos los Rayos del Necaxa intentaron hacerse de la posesión del esférico, pero a pesar de lograrlo por momentos además de llegar al arco rival, no lograron inquietar a Gil Alcalá, de igual forma Gallos no tocó a puerta con tanta claridad, estando poco fino a la hora de la definición. El único remate a puerta por parte de los queretanos en esta primera parte fue una asistencia de Aké Loba en una diagonal retrasada para la llegada de Clifford Aboagye quién sacó un disparo potente que Hugo González se quedó sin problemas, pese a este intento se fueron al descanso sin goles en el marcador.

Para la parte complementaria Necaxa inició con un ritmo acelerado parecido al inicio del encuentro, se jugaba el minuto 52’ y el Chicote Calderón fue el encargado de abrir el marcador en una serie de rebotes que finalmente le quedó al lateral quién la mandó a guardar con un potente disparo. Llegó el minuto 82’ donde Luis Felipe Gallegos cobró un tiro libre de forma extraordinaria dejando a Gil Alcalá sin ninguna posibilidad de atajar ese disparo, para finalizar el encuentro Eduardo Herrera (90+1) puso el último clavo al ataúd de los albiazules.

Un resultado que parece imposible para los emplumados, sin embargo, faltan 90 minutos por jugar donde los queretanos tendrán que hacer una remontada épica si quieren clasificarse a las semifinales. Además de ser un resultado que los pone con un pie afuera, es claramente un duro golpe no solo para el equipo sino también para la afición que estaban entusiasmados con esta liguilla por la forma en que llegó, pero todo se decidirá en el Corregidora.