Baúl: Margarito González; Celeste y Albiazul

0
1500

Cruz Azul recibe a los Gallos este sábado a las 17:06 en el Coloso de Santa Úrsula. Los duelos de ambas instituciones siempre se han caracterizado por ideologías conservadoras, y la búsqueda del orden, sin embargo, también hemos sido testigos de grandes partidos de ida y vuelta, hasta en instancias finales.

Cruz Azul ha dominado en la mayoría de los duelos entre ambas escuadras, sin embargo, muchos de los jugadores celestes, tuvieron buenos momentos con la institución queretana, uno de ellos, Margarito el “Mago” González.

El oriundo de Cruz Grande, Guerrero, comenzó su carrera en el Invierno 2001, con La Piedad. Destacando su plurifuncionalidad, ubicación y el excelente disparo de media y larga distancia, Margarito, empezó a brillar en la línea defensiva del equipo michoacano. Tras buenas actuaciones y un paso fugaz en el equipo moreliano, Querétaro decide hacerse de sus servicios para él Apertura 2002. Actuaciones de gran nivel con los emplumados le permitieron una estadía consolidada por un par de años en la institución.

La cúspide de su carrera llegaría con la transferencia del “Mago” González al conjunto cementero en 2004, etapa en la que el defensa no logró adaptarse a la capital, así como a las intenciones del club, dejando sensaciones generales de irregularidad en la cooperativa Cruz Azul. Un año le bastó para regresar a donde siempre fue su casa, los Gallos Blancos.

Cuatro años,en las primeras dos partes de su carrera con los albiazules, generaron una gran relación con la afición, dejando entrever cariño, tanto por los colores, la directiva y la afición.

Es el año 2007, y Dorados de Sinaloa sería el equipo interesado en adquirir sus servicios, sin embargo, los resultados en la capital sinaloense fueron similares a los de su estadía en Cruz Azul, regresando a donde nunca debió salir, Gallos Blancos.

La tercera etapa en el conjunto emplumado fue la más larga (2007-2010), dejando siete años de puro amor y sacrificio cada 15 días en el Estadio Corregidora. Es en el Bicentenario 2010, cuando el guerrerense partió al representativo de Irapuato, generando tres años de buen fútbol, así como el fin de su carrera en el Club Zacatepec, un año posterior a su llegada (2014).

Con 292 juegos, (163 con los Gallos), y 22 goles, (16 con Querétaro), se retiró una leyenda de la institución. Muchos agradecimientos y pocas críticas al “Mago”, un gallo inmortal.