Pasado, presente y gracias

0
1133

Por: Gio Lira 

Hacía mucho tiempo que no escribo una columna, primera vez invitado por parte de un medio  de comunicación, lo cual me tiene más que honrado. 

Podría tocar diversos temas de actualidad pero decidí hacer una pausa y tal como aquellos  personajes de películas, agarrar la máquina del tiempo y retornar al pasado. 

Este viaje que abarca pasado, presente y posiblemente futuro comienza aquella calurosa tarde  de domingo a las 12 del día en 1999, 7 años tenía su servidor, mentiría si les dijera que  recuerdo la fecha exacta, lo cual no es así, pero sí recuerdo aquel primer equipo con  indumentaria en color blanco, 3 rayas en azul y negro en el costado izquierdo que adornaban  el maravilloso logo que unos días antes habían presentado como la nueva insignia queretana. 

Una alineación que tenía muchos jóvenes queretanos, la gran mayoría que tuvieron la fortuna  de seguir sus carreras hasta puntos altísimos, ese día por primera vez ví a los Gallos Blancos del Querétaro, y sí, orgulloso puedo decir que uno de los futbolistas de aquella alineación era mi hermano. 

Nombres como Juan Carlos de la Barrera, Raymundo Montalvo, Joary Lira, Salvador  Alvarado, Jaime Echavarría, Carlos Cortés, Ignacio Mendoza, Enrique Álvarez, entre muchos  otros, fueron los causales de comenzar este idilio con la camiseta queretana, en pocas  palabras, fueron mis primeros grandes ídolos.  

Aprovechando, ojalá los tomen en cuenta en esta pequeña pero gran historia del club, pues,  fueron los primeros en la historia del equipo en usar el logo actual.  

Toda historia maravillosa tiene una continuación y pese a que la gran mayoría de ellos no  siguieron en el club como futbolistas, dejaron un gran legado en su servidor, un cariño  inexplicable, recuerdo 2001, Ariel González, Josías Ferreira y un recién llegado ‘Tanque’  argentino de apellido Gerk, que tiempo después haría historia, aquel 2002, el primer juego en  primera división que me tocó ver, llevado por mi padre vs un equipo de miedo, aquel Toluca  de Cardozo, “Sinha” y compañía.  

En aquellas épocas entre 2002-2003 fueron Diego Garay, Carlos Casartelli y Jorge Cervera, de  los futbolistas más sobresalientes que me ha tocado observar defendiendo la indumentaria  albiazul, esos maravillosos e inolvidables años de 2005 – 2006, primera vez que los vi  campeones y ascendiendo, no importando que fuera Primera ‘A’ los vi alzar la copa,  

2009 el último ascenso que el cual grité como ‘loco’ aquel penal de Romo que nos devolvía a  donde jamás debíamos haber salido. Pero como toda historia deportiva hay escollos, los  descensos de 2007 y 2013, dolieron como nunca, la desaparición en 2004, la posible  desafiliación en 2014 y el más reciente capítulo, son cicatrices como aficionado que no se  olvidan. 

Ya más actual 2015, ese equipo de ensueño Subcampeón y la Copa MX que jamás vamos a  olvidar gracias a Volpi.  

Nunca imaginé que todo ese camino primero como aficionado desde mis primeros ídolos y  después como prensa me trajera hasta aquí, hoy tras casi 5 Años en medios de comunicación  digitales cubriendo a Gallos, me toca escribir estas líneas, pensar que era un sueño lejano  poder estar aquí, no voy a negar que en muchas ocasiones sigo sin creérmela.  

No quiero pasar por alto el agradecer a los que han tenido esa confianza de creer en el  talento de un servidor, a la mejor no mencionaré a todas esas personas, pero cada una ha  sido importante para mí y en verdad estoy eternamente agradecido.  

Desde quien me abrió las puertas de este maravilloso mundo llamado prensa en aquel 2017,  donde solo escribía las notas cubriendo al equipo, pasando por quien me enseñó a redactar, a  grabar una previa, hasta quien ha confiado en mí para tener la dicha de comentar fuerzas  básicas del club, puedo asegurar que cada que me toca acudir a un juego, recuerdo a aquel  niño que los domingos iba a ver a sus Gallos.  

Tal vez no sea el mejor, pero cada día nos preparamos para ser alguien digno de comentar a  este maravilloso club.  

Y obviamente a esos primeros ídolos, muchas gracias, porque sino hubiera sido por su esfuerzo, por su dedicación y por su entrega en la cancha, yo no me hubiera encariñado con el Gallo Blanco, aquel día de 1999 no hubiera existido y no me hubiera conducido a escribir estas breves pero sentidas líneas. 

«Haz de tu vida un sueño y de tu sueño una realidad»  

Antoine de Saint Exupery 

Mi nombre es Gio Lira y me pueden seguir en Twitter: @giolira10.  

Seguimos en contacto…