Paolo Yrizar: La eterna promesa

0
1633

A lo largo de toda la carrera de Paolo Yrizar siempre se han esperado grandes actuaciones, sin embargo, la única constante es que normalmente termina decepcionando. El canterano, incluso desde antes de su debut en primera división, siempre levantó muchas expectativas sobre lo que podría llegar a ser, a pesar de que nunca demostró tener lo necesario para ser una estrella, o al menos eso dicen los números.

Paolo Yrizar disputó su primer partido de Liga Mx en marzo de 2016 y, desde aquel día, ha visto acción en 54 partidos, incluyendo Liga, Copa y Supercopa Mx. En dichos encuentros, Yrizar únicamente contribuyó con dos goles y dos asistencias, una cifra excesivamente baja teniendo en cuenta que se desempeña como delantero.

No obstante, muchos se preguntarán ¿entonces por qué Yrizar recibe tantas convocatorias a las inferiores de la selección mexicana? La realidad es que es una incógnita. Yrizar en el primer equipo de Gallos no ha mostrado ser un elemento de garantías, sin embargo, aun así, lo siguen convocando.

Por otro lado, no se puede negar que al delantero de 22 años no se le puede recriminar por esfuerzo. Yrizar se ha caracterizado por ser un futbolista con mucha disciplina táctica y puede que por ahí se explique porqué tiene tantas oportunidades.

Al final del día, aunque sea una sorpresa para la mayor parte de los aficionados, Paolo Yrízar usualmente ha sido un hombre de confianza para los entrenadores de Gallos. Dejando de lado a los canteranos que sí se consolidaron (Orbelin Pineda, Luis Romo y más recientemente Marcel Ruiz), Yrizar ha sido el jugador proveniente de las fuerzas básicas que más minutos ha visto. Víctor Manuel Vucetich, Jaime Lozano, Luis Fernando Tena y Rafael Puente le dieron un sinfín de oportunidades.

Hoy en día las críticas a Paolo Yrizar son más fuertes que nunca, pero él debe entender que, desde su debut ha quedado a deber. Las críticas están a la altura de las expectativas que había sobre lo que podría llegar a ser, así que Yrizar tendrá que seguir trabajando para comenzar a callar bocas.