Semana Especial

0
209

Gabriel A. Corral Velázquez


El próximo domingo nos enfrentamos al equipo que representa, al menos en mi parecer, la rivalidad deportiva más importante de Gallos Blancos. El equipo San Luis (ahora Atlético de San Luis) ha sido desde hace muchos años el antagonista de nuestro andar en la división de ascenso (liga de expansión) y en la primera división.

Mucho se puede hablar de esta rivalidad y de lo que en distintas épocas ha significado para los aficionados de Gallos Blancos. Hace unos días, en una publicación en redes sociales, me detuve a leer y observar unas fotografías del mes de junio de 2005, una fecha que es muy significativa porque en el Estadio Alfonso Lastras se jugaba el partido de vuelta de la final de ascenso entre Gallos Blancos y el club San Luis (no recuerdo si era Real de San Luis o Gladiadores de San Luis, lo que sí recuerdo es que representaban los intereses de la televisora más importante de este país) El partido terminó en el tiempo regular empatado a dos goles, muy parejo, y se tuvo que llegar a los tiempos extras. Con cosas raras y un arbitraje extraño de Mauricio Morales se perdió aquella final. Años después, ya en la primera división, nos hemos enfrentado muchas veces con distinta suerte y también con anécdotas raras, casi siempre favoreciendo a los potosinos, y con mucho esfuerzo y concentración los jugadores de gallos han sacado adelante los compromisos.

Lo cierto es que son partidos diferentes se juegan con otra intensidad, recuerdo aquél 3 – 2 en 2011 jugando en la cancha del Corregidora de la mano de Carlos Bueno, viniendo de atrás o el 4 – 0, también en el Corregidora dirigidos por Carlos Reinoso en 2009. Partidos que crecen la leyenda de este clásico que también tiene páginas agridulces como la monumental bronca de hace un par de años en San Luis cuando en los minutos finales el partido tuvo que suspenderse o en octubre de 2004, en el Estadio Corregidora, una tremenda bronca entre jugadores de Gallos dirigidos por Antonio Mohamed y jugadores de San Luis, dirigidos por Carlos Reinoso, terminó por suspender el partido. Esta ha sido la bronca entre jugadores más impresionante que me ha tocado ver en una cancha.

Como anécdota personal recuerdo que la primera vez que vi a Gallos fuera de casa fue contra San Luis, un partido jugado en mayo de 2004, que por cierto perdimos 3-0, y del cual tuvimos que salir camuflados entre los escombros del recién construido Alfonso Lastras.

El partido del domingo luce parejo. Las estadísticas nos ofrecen algunas ventajas, como el hecho de jugar en casa donde no hemos perdido en este torneo. Sin embargo, las desatenciones en los últimos minutos nos han hecho perder puntos importantes. Este es un partido en el que se debe jugar con la navaja afilada, si algo podemos reconocer del equipo dirigido por Pity Altamirano es que no ha perdido la intensidad ni el estilo de juego, falta dar ese paso y estar concentrados 100 minutos. Este es el partido ideal para demostrar y dar ese salto que nos hace falta. Estoy seguro que Pity sabe de qué estamos hablando y qué se juega este domingo.

¡Atentos todos! que el partido de la jornada se juega el domingo a las 6 de la tarde en la cancha del Estado Corregidora.