¿Para cuándo ellas?

0
197

La fiesta grande de la Liga MX Femenil está por comenzar y los partidos, horarios y sedes para los cuartos de final, ya están definidos.

Sin embargo, hay una situación que destaca, y no es precisamente para bien, a pesar de entrar a una liguilla por primera vez en su historia, Cruz Azul Femenil jugará la ida de los cuartos de final, no en el Azteca (como el primer equipo varonil), ni siquiera en el Estadio 10 de diciembre (como hacen regularmente), jugarán en La Noria, como si fueran una categoría de fuerzas básicas y eso que a las categorías menores, muchas veces les permiten jugar en el estadio del primer equipo en fases finales.

Además, el partido se programó en un horario prácticamente inaccesible, a las 12:45 pm y para colmo, será a puerta cerrada. Todo esto, sin importar que jugarán contra Tigres, las líderes del torneo y vigentes campeonas.

Si bien, podría pensarse que cambiar a las jugadoras a una sede a la que no están acostumbradas puede ser una desventaja a estas alturas, también es cierto que Cruz Azul nunca ha llevado a su equipo femenil al Azteca, a pesar de que llevaban varias jornadas en los puestos de clasificación.

Esta no es la primera vez que sucede algo así, recordemos que hasta este torneo, Atlas comenzó a jugar de manera regular el Estadio Jalisco y  aunque es un equipo que casi siempre vemos en la fiesta grande, los partidos, en su mayoría, se disputaban en las canchas de Colomos, salvo cuando llegaron a la semifinal en el Guad1anes 2021.

La liga MX Femenil ha ido en crecimiento desde su creación en 2017, pero ha quedado a deber en algunos aspectos. Por ejemplo, el reglamento de la Liga MX Femenil, en sus artículos 18 y 19, determina que las fases de cuartos de final y semifinales, se jugarán en el día y horario que elijan los clubes en conjunto con la liga y que se debe de dar preferencia a jugar en el estadio, pero no es obligatorio; a diferencia de la final, que el artículo 19 indica que forzosamente debe disputarse en un estadio.

Esto muestra que ni la liga, ni los clubes le dan la seriedad, ni la profesionalidad suficiente a este proyecto, al no darles horarios, ni días estelares y relegar a las jugadoras a canchas menores y eso le resta credibilidad al discurso que siempre lanzan en favor de la inclusión de las mujeres en el mundo del fútbol.

Algo que hay que recordar, es que el 22 de agosto de 2017, la Segunda Comisión de Relaciones Exteriores, Defensa Nacional y Educación Pública lanzó un dictamen en el que se exhortó a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte a promover, junto con la Federación Mexicana de Fútbol, que los partidos de la Liga MX Femenil se jueguen en los estadios de primera división varonil, en favor de aumentar el nivel de competencia y acercar a los equipos al público para fomentar la equidad de género en el deporte mexicano.

Lo anterior es algo que se determinó prácticamente desde el inicio de la liga, pero ha tomado varios torneos hacerlo una realidad, los últimos equipos en llevar al equipo femenil al estadio de primera división fueron Pumas, América y Atlas y la afición ha respondido acudiendo. A pesar de que Gallos Femenil juega sus partidos en La Corregidora, el acceso a la afición no ha sido permitido desde el inicio de la pandemia de COVID-19 (y sus seguidores han pedido varias veces poder verlas jugar) contrario al equipo varonil jugó partidos con público desde el Guard1anes 2021. Aunque Chivas juega en el Akron desde que inició la liga, algunos de sus partidos aún son en Verde Valle.

El mensaje que la liga y los clubes le dan a sus jugadoras es muy fuerte: primero, les dan salarios bajos. Segundo, muchas veces no les dan condiciones dignas de una atleta profesional (uniformes, instalaciones, traslados a los partidos el mismo día), en liguilla les programan horarios y días poco favorables (viernes 12:45 p.m., o lunes 12 p.m., o 5 p.m.) y ahora ni siquiera pueden jugar en un estadio de primera división, porque eso es lo que son, jugadoras profesionales de primera división.