Guadalajara, un lugar relevante en la historia del fútbol queretano

0
254

Guadalajara ha formado parte de la historia reciente de Gallos Blancos, momentos como el descenso en el Estadio Jalisco el 29 de abril de 2007, la primera liguilla del club y un segundo descenso en el Siglo XXI que se daría nuevamente enfrentando a un club tapatío.

El 28 de abril de 2013 Querétaro visitaba a las Chivas para jugar una ‘final’ más y tratar de llegar con vida a la última jornada para salvarse del descenso. La única diferencia que existía entre el descenso del 2007 y la situación apremiante que vivían era que en esta ocasión no dependían de si mismos los albiazules.

Ese domingo al medio día se enfrentaban Puebla y Atlas. Puebla con la obligación de ganar o empatar el encuentro para quedarse en Primera División, mientras que Atlas, ya teniendo su lugar asegurado en Primera, solo sumaba para ascender en los primeros ocho puestos de la tabla general.

El partido en Puebla era seguido por jugadores y aficionados queretanos, los rojinegros se irían al frente al 81′ con gol de Matías Vuoso, en ese momento la esperanza para los queretanos acrecentaba y la situación sería más morbosa al tener en la jornada 17 a los dos equipos que buscaban su permanencia en Primera División enfrentándose cara a cara para saber quien descendería a la extinta Liga de Ascenso.

Para la mala fortuna del aficionado albiazul, la ventaja de Atlas no duraría mucho, debido a que en el 84′ en una serie de rebotes el jugador poblano Jonathan Lacerda encontraría el empate. Los rojinegros serían verdugos nuevamente de los emplumados.

Más tarde los dirigidos por Ignacio Ambríz saldrían a la cancha del Estadio Omnilife (ahora Estadio Akron) descendidos. Mucha afición iría a apoyar a los gallos, muchos con la frustración de no poder haber logrado el objetivo de salvar la categoría.

A pesar del descenso inminente, los plumíferos se plantaron en cancha rival y al 38′ Apodi desbordaba en la banda derecha y metía un centro que remataba Sergio Pérez en su propia portería. Posteriormente, en el segundo tiempo Wilberto Cosme aumentaría la ventaja al 53′. Chivas descontaría al 68′, y a pesar del descenso del equipo la afición nunca dejaría de alentar, esa tarde los canticos del club queretano retumbarían en el Estadio de Chivas.