Home > Extras > Rafael Puente: Semestre II

Rafael Puente: Semestre II

///
Comments are Off
Foto: Club Querétaro

Tras su primer torneo al frente del Club Querétaro, Rafael Puente Del Río ya está preparando lo que será el Clausura 2019. El balance general del primer semestre de Rafa dejó cosas muy positivas, tanto en resultados como también en el trámite del juego. El técnico mexicano logró encontrar un “once tipo” que se adaptó muy bien al sistema predilecto por Rafa, el 4-3-3.

Para Rafael Puente, existen ciertos principios que resultan innegociables si se quiere desplegar el fútbol que él busca. Uno de ellos es comenzar la construcción de las jugadas desde el fondo, utilizando al portero como comodín ante presiones altas. Dicho esto, es imposible no pensar que para este Clausura 2019 Querétaro sufrirá al no poder contar con Tiago Volpi, no solo por la seguridad que el brasileño ofrece bajo los tres palos, sino también por su capacidad para saltar la presión y poner pases entre líneas. No obstante, Gallos Blancos cuenta con un as bajo la manga, puesto que en su cantera cuenta con un arquero que lleva años esperando una oportunidad. Gil Alcalá es un guardameta con características muy parecidas a las de Volpi, tanto en lo acrobático de sus atajadas, como también en su habilidad con el balón en los pies; sin embargo, a sus ya 26 años de edad y sin haber debutado aun en Liga Mx, la inexperiencia es algo que el portero mexicano puede llegar a adolecer.

Uno de los aspectos del juego en el que Rafael Puente mejoró en relación a su etapa en Lobos BUAP, fue el no quedar tan expuesto en defensa tras pérdida. Al mando de Querétaro, Rafa fue capaz de otorgarle solidez a la línea del fondo, al igual que a los tres mediocampistas que se encontraban por delante de ellos. Igualmente, el trabajo de los centrales, Hiram Mier y Luis Romo, fue determinante a la hora de generar volumen de juego. Los defensores mexicanos cumplieron cabalmente con la tarea de activar a los interiores Jimmy Gómez y Marcel Ruiz. De cara a este nuevo torneo, Gallos Blancos no podrá contar con Hiram Mier, sin embargo, como sustituto tiene a Diego Novaretti, defensor que no vio tantos minutos el torneo pasado debido a una lesión, pero que sin duda alguna tiene la calidad suficiente para suplir a Mier en la central y cumplir con las tareas encomendadas por Rafa. El defensa argentino es capaz de recorrer terreno de juego verticalmente para romper líneas de presión; de la misma manera, sus envíos largos al espacio, son un arma muy útil cuando el equipo rival se repliega.

Así mismo, como ya se mencionó anteriormente, Querétaro a lo largo de todo el torneo priorizó la salida limpia desde el fondo y para esto, la labor de Javier Güémez fue fundamental. El mediocampista mexicano se metía entre los centrales para generar superioridad numérica ante la presión rival. Además, Javier fue muy importante para Gallos en cuanto a la recuperación de la pelota se refiere, ya que el torneo pasado recuperó 76 balones y tuvo una precisión en su pase del 89%.

Por otro lado, en términos de ataque, Gallos Blancos sufrió al ofender posicionalmente. Los comandados por Rafa Puente lograban posicionarse en el campo rival, sin embargo, a la hora de llegar al último tercio del campo, carecían de profundidad e idea. Para este torneo, los queretanos no contarán con el chileno Édson Puch, quien era uno de los que más creatividad en la última zona del campo tenían; sin embargo, la directiva comandada por Jaime Ordiales espera que los nuevos refuerzos, Aké Loba y Daniel Lajud, puedan aportar soluciones en ofensiva. El delantero mexicano puede otorgar un argumento que se ha visto poco en el equipo de Rafa Puente: el disparo de media y larga distancia. Lajud es un futbolista que cuenta con una movilidad ideal para el fútbol posicional que practica Querétaro; además, en Monterrey, Daniel demostró que, a sus escasos 19 años, suele aprovechar muy bien el error rival y sus movimientos a la espalda del defensor causan mucho daño. Por su parte, el costamarfileño, Aké Loba, en su etapa con Universidad de San Martín, se caracterizó por la movilidad que otorga tanto en el centro del campo como también por las bandas. Si Camilo Sanvezzo se queda en Querétaro, visualizo a Rafa Puente utilizando a Aké en una banda, así como también lo ha hecho con Everaldo Stum.

Igualmente, durante el Apertura 2018, el 4-3-3 fue una constante en el equipo queretano, no obstante, en ocasiones Rafael Puente también utilizó un 5-2-3. De cara al primer encuentro del torneo frente a Atlas, se espera que se repita el habitual 4-3-3, en donde será muy importante observar qué tal se adapta Gil Alcalá al cuadro titular, ya que, en los equipos de Rafa Puente, el arquero no solo debe aportar bajo los tres palos, sino que también debe contribuir en la construcción del juego y ser una solución a la hora de buscar al compañero mejor posicionado.

You may also like
“Fecha FIFA para trabajar y corregir”: Vucetich
“Gallos sigue defendiendo igual de mal que con Rafa Puente” Diego Osorno
Crónica: “La Pobreza Emplumada”
Baúl: Tigres muy Gallos