Home > Baúl de los Recuerdos > Vila, héroe en agonía bajo la lluvia

Vila, héroe en agonía bajo la lluvia

¡Grítalo, Mauro! En el último suspiro, a lo Gallos, el conjunto queretano sumaba su tercera victoria consecutiva de la mano de un espectacular 2 – 1 sobre su similar de Cruz Azul un 24 de octubre del 2009 en compromiso correspondiente a la cabalística del Torneo Apertura. Goles de Isaac Romo y Mauro Vila, al 93′, terminaron por estremecer el Estadio Corregidora en plena batalla por el no descenso.

Dominador intachable en el primer lapso, el equipo cementero se cansó, porque literal así fue, de errar oportunidades al por mayor frente a la portería de Carlos Bossio. Rogelio Chávez, Jaime Lozano y Fausto Pinto se contagiaban también de la neblina y las ideas se evaporaban un visitante que en la postrimería culminaría como sublíder general.

Polémico en algún punto por cierta declaración hacia el Club Querétaro, justamente defendiendo a La Máquina, Isaac Romo fue el encargado de menear las redes obra de la especialidad de la casa. Proyectado por José Piña al 27′, entre Melvin Brown y ‘Cata’ Domínguez, el tapatío remataba picado para vencer a Corona.

Sin embargo, ‘reconectados’ por la cuesta arriba, los de Enrique Meza volvieron a arremeter por los costados y, después de serios avisos de Pinto y Villa -que en esa campaña labraría su mejor registro como goleador en México-, Chávez, irónicamente, techaría a Bossio para el uno por uno al entretiempo.

Elemento guaraní de exportación, Christian Riveros pudo firmar la voltereta celeste a veinte minutos del ocaso con un fogonazo que estrellaría en la humanidad del arquero ex Lanús y Estudiantes La Plata. A respuesta, Romo se hallaba con un encare frontal que acabaría en un obsequio al rival, y un agobio para las gradas.

Todo parecía cantado, de hecho parte de la afición ya había emprendido la salida también por la intensa lluvia que amenazaba aquella noche. Pero, surgido de Defensor Sporting, Mauro Vila se encarnaría como el corazón albiazul. Negado a ceder dos unidades en propio terreno, el uruguayo -como lo hiciera alguna vez contra Tigres- levantaba al Coloso del Cimatario con una anotación épica al 93′.

Producto de una infalible de Gallos Blancos -tiro libre por parte de Margarito González al área-, Adrián Romero conectó un cabezazo picado que Corona atajaría de manera felina; no obstante, sigiloso y ante el asombro de miles, Vila mandaba guardar la esférica para elevar a doce el puntaje de Gallos e igualar una seguidilla de triunfos que solo se había registrado en la 1992 – 1993.

 

 

You may also like
“Sabíamos que teníamos tres finales por jugar”: Alexis Pérez
Cayó Santos… ¡Gallos quiere fiesta!
Querétaro y el histórico título de Copa
Explosión albiazul en el Nemesio Diez
A %d blogueros les gusta esto: