Home > Columnas > “La prioridad será no perder” por Paco Chimal

“La prioridad será no perder” por Paco Chimal

“El fracaso se espera y en cierta forma se desea, pues elimina la angustia de esperanzarse en algo que a fin de cuentas no es posible y permite el alarde compensatorio del linchamiento”.

Juan Villoro

Foto: Club Querétaro

Una de cal, otra de arena, una de cemento. Gallos, como el grueso de los equipos del balompié azteca, es irregular: capaz de perder de forma patética, vergonzosa y ridícula con Veracruz y de hacerle dos goles a la mejor defensa del torneo que era Tijuana.

Esta noche recibe a uno de las peores escuadras en el Clausura 2018: Chivas. Un rebaño que ha perdido el buen pastoreo de Matías Almeyda, que es intenso, que hace presión alta, que es dinámico, rápido, que circula con atingencia pero que no sabe definir ni ser profundo y que, al igual que Gallos, es incapaz de remontar un marcador adverso. Ni Querétaro ni Guadalajara han tenido un buen torneo, de hecho los tapatíos son el peor local (no han sacado ni un punto en el estadio Akron); ambos están en urgencia de sumar de a tres.

Gallos llega al encuentro en la posición 12 de la general con siete unidades y Chivas como 17 con sólo cuatro puntos; Querétaro ha marcado cuatro tantos y permitido tres en tanto que Guadalajara tiene seis goles a favor y once en contra. El equipo de Almeyda es de las escuadras con mayor posesión al promediar 29.5 minutos por partido con la pelota; los de Luis Fernando Tena son el que menos minutos tiene el balón por encuentro: 20.3

Los números reflejan la poca profundidad de Querétaro y Chivas; Gallos suma apenas 17 remates a portería y Guadalajara 30. En contraparte, los queretanos están constituidos como una de las mejores defensas, ya que para que el rival pueda marcarle, debe ensayar en promedio 26.3 disparos; es decir, tanto Volpi como los tres centrales queretanos han hecho un buen trabajo. Chivas, es el equipo más limpio pues sólo ha cometido 66 faltas y también el que más corre, con 68.7 kilómetros recorridos hasta la jornada seis.

Dirían en mi pueblo… ni a cuál irle. Ni Gallos ni Chivas tienen pinta de estar en Liguilla al final del torneo, pierden las formas muy fácilmente cuando están abajo en el marcador, sufren para atacar y no han hallado en los suplentes, el revulsivo que resuelva los momentos de urgencia. Seguramente veremos un partido con mucho esfuerzo físico, con más riñón que cerebro, con más ganas que talento y que puede resolverse en una pelota parada o un disparo de media y larga distancia. Guadalajara será dueño de la pelota y Querétaro apostará -como los últimos años- a jugar a la contra. Eso sí, las tendencias indican que el que marque primero, gana.

Ojalá me equivoque, de verdad me encantaría ver un encuentro con jugadores ambiciosos, sin presión, osados y propositivos pero lo dudo. Gallos debe sumar (de a uno o de a tres, pero debe sumar) y no arriesgará de más; Chivas no ha tenido ideas ni variantes, Pizarro corre mucho pero no sirve, Pulido trae la mira desviada, Javier López se ha vuelto predecible y el Orbelín actual no es ni la sombra del que debutó Ignacio Ambriz hace algunos torneos, precisamente en Querétaro. Así que, estimado lector, considero que la prioridad será no perder y a partir de ahí, lo que venga es ganancia.

Paco Chimal
@pacochimalc

You may also like
La cantera de Gallos Blancos, un recurso para Rafa Puente
Vapuleados en León
“En teoría debe ser un partido entretenido y con al menos dos goles” por Paco Chimal
Cantó Querétaro en Copa
A %d blogueros les gusta esto: