Home > Columnas > “Volpi y 10 más” por Diego Rubalcava

“Volpi y 10 más” por Diego Rubalcava

Viernes 7 de la noche. Momento en el que empezar a consumir bebidas alcohólicas no solo es aceptado sino, incluso, esperado por la sociedad. Ese fue el escenario en el que los Gallos saltaron a la cancha del Estadio Morelos la semana pasada. Duelo correspondiente a la cuarta jornada del clausura 2018. Hasta entonces, una de cada una para el Gallo: una victoria, un empate y una derrota. Números, meh, aceptables, pero funcionamiento cuestionable.

Y así fue como el Gallo encaró el partido. Con la clavadísima línea de tres centrales de la cual, parece, que el Flaco Tena muy, muy, muy difícilmente se va a zafar. La cosa comenzó a ponerse muy gris con la expulsión de Samudio cuando a penas íbamos destapando la primera cerveza.

Después, el partido, aburrido, aburrido, aburrido. La verdad es que los Gallos defienden bien cuando se trata de defender en grupo, pero al ataque es tírasela a Puch, a ver que arma o si Sanvezzo se encuentra un rebote y la clava.

Aunque creo que la jugada del gol de Morelia ejemplifica claramente la gran debilidad que tiene este equipo. Gastón Lezcano se encontró una jugada ahí medio charra, punteó el balón como si fuera un partido de niños de primaria y parece que los defensas de los Gallos tenían los pies cocidos al pasto. Miguel Martínez arrancó como en octava velocidad, el freno de mano puesto, y sin gasolina desde hace seis meses.

La verdad es que sí es preocupante el nivel que ha mostrado El Negro. Es un punto muy endeble en la zaga del Gallo. Y luego, con la imperativa de usar tres centrales, está difícil ver alguna alternativa. Preocupante debe ser el nivel que trae Alexis Pérez que parece que está borrado en la búsqueda de la titularidad en ese puesto.

Y, a ver, vamos hablando con la neta. Hemos “justificado” el nivel de los Gallos desde hace cuatro jornadas. La primera semana que porque era la primera semana, la segunda que porque éramos visitantes y se obtuvo la victoria que era lo único que importaba, la tercera que porque fue contra el campeón y esta que porque jugamos con 10 desde el minuto ocho.

Es decir, si queremos ponernos a buscar excusas todas las semanas cuando el equipo juegue mal, lo vamos a conseguir. La verdad es que para este torneo la directiva sí hizo un esfuerzo y con lo que se compró, tenemos para jugar mucho mejor. El Veracruz tampoco está a dos puntos de Gallos como para que la presión fuera tal que el resultado fuera el único mandón. Sí, hay que sumar puntos, pero tampoco se puede ser tan ratonero.

Al parecer ya terminó lo más difícil del torneo (en cuanto a calendario) ojalá que se nos vayan acabando la lista de excusas y se empiece a jugar de acorde con el nivel que tienen los futbolistas de Gallos.

Por lo pronto, las mentadas de madre, memes de perritos y fotos indecentes son a @diegort_. Como siempre, vámonos riendo y que digan que estamos locos.

You may also like
Sin parpadear: Salvador Pérez
Querétaro es un visitante complicado: Paco Chimal
Gallos no es feliz en el Estadio Corregidora: Paco Chimal
“Gallos nunca ha ganado en Monterrey” por Paco Chimal
A %d blogueros les gusta esto: