Home > Columnas > “Nos adelantaron el Halloween” por Diego Rubalcava

“Nos adelantaron el Halloween” por Diego Rubalcava

Ya empezó octubre. El mes donde los feos tomamos ventaja, al ahorrarnos una parte considerable del disfraz de Halloween. Donde los Godínez comienzan a inflar las tarjetas de crédito con la esperanza de que “ya viene el aguinaldo, ¿o no, mi Lupis?” (sí, en todas las oficinas hay una Lupita a la que le encanta el mitote). Y además de todo, octubre es el mes del terror.

Que ahora, hay de terrores a terrores. Terror es esa sensación cuando se te ocurre abrir tu cartera después de una noche de antro, en la que acabaste en Colima. Terror es cuando te dice tu mamá, “Si yo lo encuentro, ¿qué te hago?”. Terror es que te marque tu novia cuando estás con tu esposa. Y también, terror es eso que sientes cuando empiezas la semana crudísimo y te ves a tres malditos puntos del último lugar de la tabla porcentual (cualquier parecido con la realidad de un servidor, es mera coincidencia).

Pero volvamos a hablar del Halloween. Esa fecha en la que nadie sabe si estás muy borracho, en drogas, o traes un muy buen maquillaje. Donde las parejas se disfrazan de cosas patéticas, para acabarse peleando porque te le quedaste viendo a su hermana que va disfrazada de enfermera. Y junto con el Halloween vienen los fantasmas, y sí, los fantasmas de nuestros Gallos nos vuelven a aterrar con la idea de la segunda división. Y es que el torneo ha sido para el olvido. Son 10 puntos de 33 posibles, 10 goles a favor y 13 anotaciones recibidas. Una patética efectividad del 26.6% jugando en casa siendo, de hecho, el segundo peor local de todo el torneo, solo por encima de Puebla.

En fin, la cosa está negra, negra, negra. Han pasado mil 222 días desde que Grupo Imagen anunció la compra de los Gallos. Ilusiones que crecieron a la velocidad de la luz con un tal Ronaldinho y con una final en menos de un año.

Pero, como sucede cuando se te bajan las dos que nueve cubas que llevas, la realidad llegó a darnos una bofetada en la cara. Empezaron a pasar los meses y las quejas eran: “este equipo debería calificar siempre a la liguilla”, después fueron “si no empezamos a sumar, en un futuro vamos a volver a sufrir por el descenso” y ahora son: “oigan carnales, nos estamos yendo a la maldita segunda división”.

La verdad, y aunque suene medio pinche, mayday, mayday, mayday. Y pues no queda de otra más que aferrarnos a la vida y sacar puntos como sea (aunque sea jugando con 17 defensas por partido) en lo que queda del torneo. Y pues tenemos que ver si a la directiva le sigue interesando como el primer día y, en diciembre, meterle muchos, muchos billetes al equipo porque si no, no les platico como va a estar la cosa.

Estamos tocando fondo, y de verdad espero que ya lo hayamos hecho, y que lo que siga sea para arriba. Fácil no va a estar, pero ese sueño que esta afición tenga el equipo que se merece, a veces, puede más que la razón. Por lo pronto, sigámonos riendo aunque digan que estamos locos.

Las fotos prohibidas, las mentadas de madre y los certificados de regalo en lugares de moral cuestionable son siempre recibidas en @diegort_.

You may also like
Gallos se reencontrará con José Saturnino Cardozo
Tiago Volpi, el guardián del arco queretano
Pocos Gallos han sido llamados a la Selección Nacional
Victoria y pase a los Octavos de Final de la Copa
A %d blogueros les gusta esto: