Home > Columnas > “¿Qué es lo que pasa? ¡After en mi casa!” por Diego Rubalcava

“¿Qué es lo que pasa? ¡After en mi casa!” por Diego Rubalcava

La situación de los Gallos en esta pausa liguera derivada de la Fecha FIFA en todo el mundo, es equiparable a una noche de antro. Son las dos y media de la mañana. El San Bacachá llegó a su fin en la mesa del lugar de sano esparcimiento al que acudimos. Aquellas y aquellos que tuvieron mejor suerte que tú ya están partiendo acompañadas o acompañados a un mejor lugar. Pero ahí estás tú, refundido en tu mesa. Ebrio, solo, devastado.

Entonces, una luz a final del túnel. Llega tu brother del kínder (en realidad lo conociste ese día en la cadena, pero no hay falla, el alcohol acrecienta considerablemente tu capacidad de hacer amigos) y te ofrece ir a un after. Ahí viene la pregunta del millón, esa duda que tuvieron los grandes pensadores del mundo occidental, los filósofos de la Grecia Clásica: ¿Ir a dormir o ir al after?

Y, ¿por qué demonios la situación de los Gallos es parecida a esta bola de tonterías? Hoy por hoy, es difícil dar un diagnóstico preciso de lo que está sucediendo con el equipo del Jimmy. Como decíamos la semana pasada, existieron buenos pasajes albiazules en cancha de Tigres, y ni que decir del partido en el Azteca. Sí, sin un juego espectacular ni mucho menos, pero parecimos como un hueso muy duro de roer, y un equipo sólido. Pero después hay momentos oscuros como el partido ante Lobos BUAP, una muy, muy, buena parte ante Morelia (a pesar de la victoria) o la noche triste en la que se recibió a Xolos.

Por eso, no sabemos muy bien qué esperar de los Gallos. Incluso, no sabemos para qué está, o cuál debería ser su objetivo. ¿Limitarnos a hacer 18, 20, 22 puntos y olvidarnos del tema de la porcentual? O, ¿realmente tenemos un equipo que pueda aspirar por un lugar en la fiesta grande?

Jimmy: es momento de definir si va a haber after o si nos vamos a ir a dormir. Sí, la realidad es que si vamos al after podemos acabar en la caja de una pick up, en la frontera de México y Guatemala sin una cantidad considerable de órganos en nuestro cuerpo, o metidos en una broncota de descenso. Pero también, en el after podríamos conocer al amor de nuestra vida o, por lo menos, robarnos un pomo para nuestras cavas particulares, o hasta lograr arañar un puesto de liguilla.

En cambio, si nos vamos a dormir, a lo mejor mañana no tendremos mucho sueño, pero tampoco vamos a tener algo de que presumir de nuestra noche en el antro.

Jimmy: es momento de definir hasta dónde puede llegar este equipo. Si somos capaces de quitarnos el rebozo, como lo hemos hecho en algunos minutos en el torneo. Convencer que se puede ser protagonista. No, no vamos a golear a Monterrey en el Bancomer pero quizás sí podemos pelear al tú por tú con equipos importantes.
Es momento de soltarnos el cabello, e irnos al after, ya después veremos qué tal nos fue pero seguro, seguro, nos vamos a divertir un poco más. Por lo pronto, vámonos riendo y que sigan diciendo que estamos locos.

Las mentadas de madre, fotos indecentes y muestras de cariño son bien recibidas en @diegort_.

You may also like
Ridícula expulsión para Javier Güémez
Chiva en decadencia
Las inferiores mandaron
“Si no lo hacemos así no deberíamos pensar en estar en primera división”: Tiago Volpi
A %d blogueros les gusta esto: