Home > Columnas > El Gallinero > Maestro sin lección

Maestro sin lección

JavierResendiz-IG

Como auténtica clase de maestro y alumno, el partido del viernes entre Veracruz y Querétaro, fue un auténtico disparate entre ambos conjuntos, un empate que no fue tan malo para el espectáculo pero sí para los técnicos que se quedaron con las ganas de llevarse los tres puntos.

Tanto Vucetich como Reinoso quisieron imponer condiciones desde el primero minuto, un equipo jarocho que intentó desde el principio anotar y hacerse respetar en su cancha, por su parte los Gallos no cedieron y en un único frenesí de ida y vuelta en los primeros 20 minutos, los conjuntos brindaron llegadas en las porterías, fue así que en los primeros diez, un trazo largo a profundidad Julio Furch dio cátedra de cómo quitarse la marca sobre la marcha y golpear el balón para así marcar el primero de la tarde: un desorden total en la zaga albiazul y la pelota parada a favor de los escualos favoreció tanto en el tiro de esquina que el “Tito” Villa marcó en propia puerta el segundo tanto, un autogol que parecía que marcaría el rumbo del partido y sentenciaría las aspiraciones de los Gallos en su visita al puerto.

Un equipo que no le pesó el segundo tanto y comenzó a tocar el balón de lado a lado, por el centro y por las bandas, Orbelín y William lo más destacado de todo el encuentro y sobre todo, de los tantos de Gallos. Un tiro cruzado en el área dejaría entrar solo al “Pájaro” Benítez para marcar el primero de la visita, lo que parecía la remontada queretana y el despertar de la ofensiva de los Gallos.

Fue tanta la insistencia de los queretanos que antes de terminar el primer tiempo, Villa haría el segundo, el del empate aplicando la misma fórmula del primer gol, un tiro raso cruzado dentro del área del “Matute” García cerrando la pinza el goleador de Gallos.

Se venían los cambios y un segundo tiempo interesante, Maestro contra Rey queriendo imponer sus conocimientos en la cancha, buscaron de una y otra forma abrir el marcador. Las fallas en ofensiva, las buenas atajas y el gran planteamiento bien jugado en la segunda parte, impidieron hacer estallar las gargantas de los aficionados para cantar el tercer gol, tanto de Gallos o Escualos.

Una defensa visitante que comenzó titubeante los primeros minutos, una media cancha que dejó mucho que desear e hicieron que el equipo local se fuera al frente en el marcador, errores puntuales que habrá que corregir durante la semana y en vías de lograr una calificación a futuro, esperemos que la incorporación y la adaptación de Juan Forlín en la zaga de Gallos de frutos para las siguientes jornadas, la idea de que Cándelo entre al once titular, será fundamental para este equipo.

La próxima semana viene la máquina de la Cruz Azul, un partido difícil si la defensa sigue cometiendo errores tan infantiles, ojala que la próxima semana se pueda ganar ya por fin de local, obtener los primeros tres puntos y apuntalar al equipo a los primeros puestos.

You may also like
“Se comienza a entender el estilo de juego” por Luis Altamirano
Qué esperar cuando no se espera nada
Mi buen amigo, esta campaña volveremos a estar contigo
Triste realidad: Salvador Pérez
A %d blogueros les gusta esto: