Home > Columnas > Columnistas > Allan Pacheco > Ya nada será igual

Ya nada será igual

Allan Pacheco

Nada será igual. En 2006 cuando el equipo queretano ascendió se hablaba de la precaria situación para realizar los viajes, ¿se imaginan trasladarse en camión de Querétaro a Chiapas?, era impensable para un equipo de primera división.

Primero un ingeniero industrial vino a enloquecer y desestabilidad a Querétaro, Amado Yáñez salvó a los plumíeros de la división de ascenso y cambió los colores del escudo. Después y ante una crisis de éste último, Grupo Empresarial Ángeles comandado por Olegario Vázquez, salvó de la pesadilla a los Gallos Blancos y le regaló un auténtico sueño de hadas.

La llegada de Arturo Villanueva fue el comienzo del proceso, después la inclusión del astro brasileño Ronaldo De Asís Moreira, la más grande contratación de un club del futbol mexicano en su historia. Se fue Ignacio Ambriz y llegó Victor Manuel Vucetich, también se integró Joaquín Beltrán y en las inferiores Gerardo Galindo y Jaime Lozano, había una planificación de fondo.

Una final en menos de un año y la contratación de Ronaldinho le cambiaron la historia y la obligación a Querétaro de por vida, ahora la liguilla no será un sueño, sino una obligación. ¿A qué está obligado Gallos por ser el subcampeón en el Apertura 2015?

No sólo será la Liga Bancomer Mx la competencia de Querétaro en el siguiente semestre, la Liga de Campeones de la CONCACAF será el primer torneo internacional para el cuadro de Victor Manuel, y ¿a qué está obligado en este torneo continental?

Querétaro está obligado en la competencia local a estar dentro de los primeros ocho, una meta razonable sería estar dentro de los primeros cuatro y un sueño, el campeonato. ¿El Mundial de Clubes? No, para nada, no es imposible pero no es tangible por ahora. Por eso, ahora nada será igual, Gallos puede quedar muy mal con muchos y hacer contentos a pocos, sorprendió mucho y deberá hacerlo más.

A %d blogueros les gusta esto: