Home > Columnas > Ganar o gustar.

PatuSpindola-IG

Con tanta polémica que ha surgido alrededor de la Selección Mexicana y su pase a la final de la Copa Oro (y por ende su campeonato), juzgar la victoria de los Gallos el pasado sábado parece fuera de lugar. Pero no se trata de cuestionar el triunfo en sí (a diferencia del Tri cuya victoria ante Panamá fue injusta para algunos). No, el punto es analizar el modo en que se sumaron los tres puntos y qué se puede esperar para el Apertura 2015; al fin y al cabo se trata de la fecha 1 y es bien sabido que en el fútbol mexicano TODO puede pasar.

Dicen por ahí que en el fútbol se debe cumplir con la norma de las tres G’s: ganar, golear y gustar, en ese orden. Y surge la interrogante ¿por qué ganar es más importante que gustar?, o mejor aún ¿cómo se debe jugar para gustar? Hay quienes disfrutan del estilo defensivo, mientras que otros prefieren cuando el equipo se arriesga y otros aplauden o recriminan la actitud y no así el planteamiemto táctico. Otros cuantos no están conformes con nada y uno se pregunta entonces para qué ven fútbol.

Como muchas otras cosas, el fútbol dejó de ser cómo fue concebido y se convirtió de deporte en espectáculo, y como todo espectáculo en negocio. Y como todo negocio sirve si es rentable, y es rentable cuando se ganan partidos y campeonatos. De ahí el orden de las 3 G’s. Si se le diera más peso al espectáculo, el primer objetivo sería gustar: hacer atractivo el partido, jugadas de fantasía, muchos goles y oportunidades claras, juego de conjunto… Pero eso no es rentable. O al menos eso se cree, porque Guardiola con el Barcelona demostró que se puede gustar y ganar, pero es otro tema.

El tema aquí es lo que los Gallos hicieron, que fue lo que tenían que hacer: ser contundentes y ganar. De tres oportunidades muy claras metieron dos, y sólo la fortuna impidió que se celebrara la joya de gol que hubiera sido la chilena del Tito Villa. Es verdad que no jugaron ratoneros y eso se aplaude, hay una abismal diferencia entre defender ordenadamente y acumular gente atrás. Mas el hecho de que Tiago Volpi fue la figura del partido deja mucho que desear. La realidad es que Atlas perdonó, Atlas no quiso ganar y los queretanos sí. Palomita para los de Vucetich.

Es la primera jornada del torneo y hay mucho camino que recorrer, y ni significa que los plumíferos tendrán un aburrido certamen pero tampoco hay que verlos como campeones. Que no se olvide: en el fútbol mexicano TODO puede pasar. Lo cierto es que una vez que terminen de entrar en ritmo (Camilo y el Pájaro pintan para titulares), no habrá pretextos para que la magia se ausente, ni para que el espectáculo no se presente. Y entonces sí, se verá que en el fútbol se puede ganar y gustar.

You may also like
Resultó complicado El Puerto Jarocho
Los números de Gallos fuera de casa
“Podemos afianzarnos en zona de liguilla”
Duelo por la liguilla
A %d blogueros les gusta esto: